Uncategorized

Los rabinos talmúdicos y el amor por la tierra de Israel 1/8

por abril 15, 2018 Sin comentarios

 

רבי זירא כי הוה סליק לא”י לא אשכח מברא למעבר נקט במצרא וקעבר

Cuando Rabi Zeirá ascendió a la tierra de Israel no encontró un bote para cruzar [el río Jordan]. Agarró entonces una cuerda y cruzó el río [a pie]. (Talmud Babilónico, Ketuvot 112a)

Rabi Zeirá, un sabio de finales del siglo III d.e.c nacido en Babilonia, es recordado como el rabino que más amaba a la Tierra de Israel y que más deseaba asentarse allí. En esta historia se nos cuenta que cuando finalmente decidió cruzar el Jordán, la última parte del camino, para asentarse en la tierra de Israel, no pudo encontrar un bote que lo ayude a cruzar. Cansado, después de días de viaje desde lo que hoy en día es Irak, nuestro Rabi Zeirá no se cansa, no se frustra pero tampoco espera. Quizás al día siguiente algún barco cruzaría el Jordán pero él quería llegar a la tierra de Israel ese mismo día, en ese mismo instante. ¿Qué hace? Toma fuerzas, encuentra una cuerda y unos troncos que hacen de puente inestable y cruza a pie el río Jordán. La pregunta obvia es ¿Por qué no podía esperar un día o unos días más? El Talmud al final de la historia nos trae la respuesta de boca de nuestro sabio: “Si este es un lugar que Moshé y Aharon no tuvieron el mérito de entrar ¿Quién dice que yo tendré aquel merito?”

Los grandes líderes de nuestro pueblo Moshé y Aharon nunca pudieron entrar a la Tierra de Israel, Rabí Zeirá no quería que lo mismo le pasará a él. Él no sabía si iba a merecer ingresar a la tierra prometida en un futuro y por eso no lo dudo y en cuanto tuvo la oportunidad cruzó el río Jordan caminando y pudo finalmente asentarse en la tierra que mana leche y miel. Igual que Rabí Zeirá si tenes la posibilidad de visitar Israel hacelo ahora, no lo postergues. Si estas planeando algunas vacaciones pone a Israel como primera opción y aprovecha el momento. Quizás hoy podes pero elegís no hacerlo, quizás mañana quieras y no puedas hacerlo. Hoy no tenes que esperar un barco, siempre hay un avión que te llevará hasta Ben Gurion. Como solía enseñar Hilel Si no es ahora ¿Cúando?

Escribir un comentario