Uncategorized

La violencia del Corán ¿Y de las Biblias?

por enero 3, 2017 3 Comments

[Si tienen 3 minutos les recomiendo que vean este breve video que ha sido el disparador del presente artículo:  https://www.youtube.com/watch?v=zEnWw_lH4tQ]

Muchos creen ver la santidad y la “altura moral” de una religión en sus textos fundantes. Esto es solo una parte de ella. La santidad de una comunidad religiosa se encuentra en los hombres y las mujeres que la reinterpretan en cada generación. A diario se oyen testimonios en artículos periodísticos, en la televisión o en la calle sobre la naturaleza violenta del Corán. Islamófobos, de izquierda y de derecha, ateos y creyentes de otras religiones, justifican sin querer los atentados perpetrados por extremistas musulmanes diciendo: “¿Y qué podemos esperar si el Corán incita a la violencia”? o “así siempre ha sido el Islam, violento por naturaleza”.

Islamófobos, que nunca abrieron un Corán, repiten a diario en sinagogas, iglesias, bares, auditorios y casas de familia que el Corán, libro sagrado de los musulmanes, es un libro violento que llama a las Yihad (guerra santa) contra los infieles y que condena a muerte a muchos transgresores de la Ley del profeta. Quiero decirles: es cierto. El único problema es que el Tanaj (la Biblia hebrea) y el Nuevo Testamento hacen lo mismo. En ambos textos sagrados del judaísmo y del cristianismo hay decenas –y centenas también– de versículos que condenan a los herejes, a quienes se desvían de la ley, y abogan por su muerte a manos del hombre o de Dios. El Corán es un libro repleto de frases violentas y que llaman a la violencia; el Tanaj y el Nuevo Testamento también.

El Corán, el Tanaj y el Nuevo Testamento son textos consagrados por comunidades religiosas durante miles de años. Son textos escritos en un tiempo y lugar determinados. Son presos de sus tiempos y de sus contextos. La eternidad de sus palabras no se basa en la literalidad de la letra sino en la posibilidad de reinterpretación, adaptación y enseñanza en cada generación. En gran medida, el judaísmo y el cristianismo han superado sus etapas de violencia y de intolerancia (aunque en grandes sectores de ambas religiones sigue habiendo condenas verbales y físicas a ciertos “herejes”), pero lamentablemente en nuestros días gran parte del mundo musulmán ha sido secuestrado por el extremismo y el fanatismo. El judaísmo, a través de cientos de años de exégesis y de uncapacidad interpretativa, y el cristianismo, a través de concilios vaticanos y bulas papales, han podido de alguna forma “depurar” de sus textos canónicos aquellos versículos que llaman a la violencia, al racismo o a la eliminación de los herejes. No pueden borrar de sus Biblias aquellos versículos porque esa es la palabra de Dios, pero sí pueden comprender la voz de Dios de una forma diferente. El islam, en gran medida, todavía no tuvo este período de depuración.

El Corán es tan violento como el Tanaj o como el Nuevo Testamento. A su vez es tan esperanzador y llama tanto al amor al ser humano y a Dios como el Tanaj y el Nuevo Testamento. Permítanme compartir con ustedes algunos versículos de cada uno de estos textos sagrados para ilustrar mi punto:

Decenas son los versículos bíblicos, en especial en el Deuteronomio, que condenan con pena de muerte (apedreamiento o abra) ciertas prácticas contrarias a la ley y a la moral bíblica. Si una mujer decía ser virgen para casarse y después descubrían que no lo era: “entonces la sacarán a la puerta de la casa de su padre, y la apedrearán los hombres de su ciudad, y morirá…” (Deuteronomio 22:20-21). Si uno tenía un hijo rebelde: lo sacarán de la ciudad y todo el pueblo lo apedreará hasta que muera” (Deuteronomio 21:18-21). Los blasfemos (Levítico 24:16),  los que practican adivinación y pronostican el futuro (Levítico 20:27) también debían ser apedreados por sus prácticas heréticas. Y si de condenar y matar a los herejes se trata, miren lo que enseña el libro de Éxodo: “El que ofreciere sacrificio a dioses excepto solamente a Adonai, será muerto.” (Éxodo 22:20)

Otro capítulo aparte de la incitación a la violencia y a la crueldad en la guerra en la literatura bíblica comenzamos a encontrarlas en el libro de Números en las batallas que el pueblo de Israel iba librando en pos de la tierra prometida (ver, por ejemplo, Números 21, 31 y 33), en guerras donde Moshé o Dios le ordenaba a sus soldados matar a toda mujer y niño sin dejar a nadie con vida. Estas batallas sangrientas donde “nadie podía salir con vida” se continúan a lo largo del libro de Deuteronomio, en el libro de Josué, con sus incancables batallas conquistando cada una de las ciudades de la tierra de Israel y en los libros de Samuel (ver por ejemplo Samuel 15 y 18) y de Reyes. Sin embargo, quizás la guerra más importante y el pedido de destrucción total más espeluznante se encuentra en Deuteronomio: Cuando Adonai tu Dios te haya introducido en la tierra en la cual entrarás para tomarla, y haya echado de delante de ti a muchas naciones, al heteo, al gergeseo, al amorreo, al cananeo, al ferezeo, al heveo y al jebuseo, siete naciones mayores y más poderosas que tú, y Adonai tu Dios las haya entregado delante de ti, y las hayas derrotado, las destruirás del todo; no harás con ellas alianza, ni tendrás de ellas misericordia.” (Deuteronomio 7: 1-3)

En el Nuevo Testamento, los grandes herejes condenados al infierno eterno, a menos que aceptásemos las palabras de Cristo, somos los judíos. Las palabras de amor de los Evangelios se terminaban cuando de judíos y herejes se trataba. He aquí algunos ejemplos:“Vosotros sois de vuestro padre el diablo y queréis cumplir los deseos de vuestro padre. Este era homicida desde el principio, y no se mantuvo en la verdad, porque no hay verdad en él; cuando dice la mentira, dice lo que le sale de dentro, porque es mentiroso y padre de la mentira” (Juan 8:44), y “Pero vosotros mirad por vosotros mismos; os entregarán a los tribunales, seréis azotados en las sinagogas y compareceréis ante gobernadores y reyes por mi causa, para que deis testimonio ante ellos.” (Marcos 13:9). Según Marcos (16:16), quienes crean en Cristo y sean bautizados se salvarán; el resto serán condenados al infierno como herejes.

 El Corán, de mediados del siglo VII d.e.c, en muchas de sus suras (algo así como capítulos), tiene varios pasajes (llamados aleyas) que condenan fuertemente a los herejes a muerte a manos de los fieles seguidores de Mahoma y Alá: “Matadles donde deis con ellos y expulsadles de donde os hayan expulsado” (sura 2, versículo 191)”, o también ““A quienes no crean en Nuestro signos arrojaremos al fuego. Siempre que se les consuma la piel, se la repondremos, para que gusten el castigo” (sura 4, versículo 56). Incluso los métodos de castigo están descriptos con crueldad y detalle: “serán muertos sin piedad, o crucificados, o amputados de manos y pies opuestos, o desterrados del país. Sufrirán ignominia en la vida de acá y terrible castigo en la otra” (sura 5, versículo 33).

También son diversos los pasajes del Corán que son retomados por los extremistas-terroristas islámicos para justificar a sus mártires (“shahid” en singular), augurándoles a ellos el paraíso y la compañía de Alá: “Si morís de muerte natural o sois muertos en el camino de Alá, seréis, sí, congregados/llevados hacia Alá” (sura 3, versículo 158), o bien “Y no penséis que quienes han caído por Alá hayan muerto. ¡Al contrario! Están vivos y sustentados junto a su Señor” (sura 3, versículo 169).

 Una de las grandes paradojas de la fe monoteísta es su aparente intolerancia a otras formas de vida. Las grandes religiones monoteístas, comenzando con el judaísmo, siguiendo con el cristianismo y concluyendo con el Islam, han creado desde sus comienzos un sistema binario de nosotros y ellos. Nosotros los fieles y ellos los herejes. Nosotros los buenos y los otros los malos. En los últimos 3000 años, casi sin excepción, esta ha sido la norma. El judaísmo (o la religión bíblica para ser más exactos; esto, sin embargo, es un tema para otro artículo) ha tenido su momento de violencia extrema hace unos 3000 años aproximadamente. El cristianismo ha atemorizado al mundo y a los “herejes” durante gran parte de la Edad Media a través de la Inquisición, las cruzadas y la conquista de América. El islam comenzó sus días con la conquista más rápida de la historia universal de gran parte “del mundo conocido”, pero desde mediados del siglo XX, e intensificado mucho más en los últimos lustros, ha sufrido un proceso de radicalización y fundamentalismo nunca antes visto. La paz anunciada por profetas y heraldos de las tres religiones monoteístas aún no ha llegado (y no parece que llegue pronto).

Como creo haber demostrado, si bien es cierto que el Corán tiene pasajes que llaman a la violencia, generan el dualismo entre los buenos y los herejes que hay que condenar, lo mismo sucede con el Tanaj y el Nuevo Testamento. Y entonces vuelvo nuevamente a retomar las ideas con las cuales empecé este artículo: la santidad de una comunidad religiosa no se basa exclusivamente en sus textos fundantes sino en los hombres y las mujeres que eligen día a día reinterpretar y reevaluar su propia tradición. Es cierto que se puede culpar a la religión, a sus instituciones y a sus líderes de los crímenes más atroces de la humanidad, de guerras interminables y de ideologías que discriminan y nos separan como humanos. Esta es la bandera de muchos ateos militantes. En lo personal, no soy ciego a esta faceta de la religión. Sin embargo, como judío practicante, rabino y persona de fe, también veo la otra cara de las religiones y el maravilloso poder que tiene la religión para transformar la vida de las personas, las comunidades y las sociedades.

Las religiones, y particularmente sus textos fundacionales, son (o mejor dicho, pueden ser usados) como reflejo de quienes somos. Si somos revolucionarios, encontraremos en cada “Biblia” pasajes que nos inspiren a una revolución total; si somos conservadores del “viejo orden y statu quo”, encontraremos también pasajes que justifiquen nuestra posición. Pacifistas y guerreros encontrarán tantos pasajes los unos como los otros para ilustrar panfletos y comunicados. Aparte de llamar a los herejes a la guerra y a la condena (física y espiritual), las sagradas escrituras de nuestras religiones llaman también al amor, al superar nuestros propios instintos y a la misericordia: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo” (Levítico 19:18), “Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios” (Mateo 5:9) y “Y no te hemos enviado sino como misericordia para todos los mundos” (sura 21 -Los profetas-, 107).

Es tiempo que los musulmanes liberales, críticos, amantes de la paz y pluralistas retomen el control de su religión y de su Corán. A lo largo de los años, en encuentros interreligiosos, he conocido a algunos de ellos. De seguro que hay muchos más, miles y millones, que deben con valentía y coraje recuperar los pasajes y las enseñanzas más hermosas del Corán. Y de nuestro lado en vez de hablar de la violencia del Corán –crítica no constructiva hacia la paz– debemos construir la paz dándole voz y empoderando a imames y a laicos musulmanes que buscan y persiguen la paz.

Shalom / Pax et Bonum / Salam / Paz.

3 Comments

  • Estoy de acuerdo con tu artículo, pero con una salvedad: tampoco hay que cargarle toda la responsabilidad al que interpreta el texto. Seamos sinceros: como bien marcás, el texto es claro, e incita a la violencia (en la Torá, en el Corán, en la Biblia, probablemente también en los textos sagrados de otras religiones). Cuando la Torá habla del caso de la Ir Nidajat, es bastante clara: la tradición judía (rabínica, si querés) buscó la manera de “suavizarlo”, pero el caso existe y es contundente. Incluso con reinterpretaciones, volteretas y todo lo que quieras, la cuestión es que un texto Divino (entendido ese atributo como se prefiera, lo mismo da) incita a la violencia. Y sin entrar a justificar la violencia, creo que eso también nos habla sobre cómo somos los seres humanos. El camino no es ser un fundamentalista del texto, pero tampoco un fundamentalista de la interpretación: me parece que se puede aprender incluso de lo violento y lo sanguinario, por más pacifistas que seamos. ¡Y ojo, no digo que haya que salir a destruir ciudades enteras ni matar a los idólatras y los herejes!

  • urielromano dice:

    “Amen to that”, totalmente de acuerdo. En este caso coincidimos plenamente. A seguir estudiando y aprendiendo sin salir a matar herejes!

  • varda fiszbein brandenburg dice:

    h

Escribir un comentario