Uncategorized

VANDALISMO E INCITACIÓN AL ASESINATO EN UNA SINAGOGA REFORMISTA

por noviembre 24, 2016 One Comment

¿Nazis? ¿Nacionalistas de derecha europeos? No, este acto de vandalismo en la sinagoga reformista de Raanana (Israel) fue provocado por ultraortodoxos o religiosos sionistas (todavía no fueron apresados). Estos zelotes, llenos de violencia y odio fomentado por sus rabinos y líderes reptien en forma cotidiana actos de violencia, intimidación y agresión a toda expresión “no-ortodoxa” del judaísmo. Estos son los mismos que mataron a una mujer lesbiana en la marcha del orgullo gay, los mismos que arrojaron a rabinos cargando rollos de la Torá cerca del Kotel, los mismos que insultan, escupen y golpean a las “Mujeres del Kotel”, los mismos que llaman al movimiento conservador y reformista, y a sus integrantes, herejes. En lo personal yo viví la agresión de estos hombres y mujeres disfrazados de Torá pero que en sus corazones y en sus practicas solo albergan odio e intolerancia hace unos meses cuando me arrojaron 3 botellas de agua en la cabeza en una protesta por una sección igualtiaria en el Kotel.

15171177_10154310137549139_1341854666501662929_n¿Maguen David pintados en las paredes? ¿Citas que incitan al odio y a la violencia? ¿Vidrios destruidos? No son imagenes de la noche de los cristales rotos o de los momentos más crudos del nazismo en Europa. Son imagenes de hoy, 24 de Noviembre del 2016, de una sinagoga en Raanana. Judíos incitando a matar a otros judíos. Uno de los grafitis insiprado en el Midrash dice: “La presencia divina nunca se apartó del muro de los lamentos” (en clara alusión a la lucha que hoy se da para conseguir una sección igualitaria en el kotel). Otro grafiti cita dos versículos del profeta Ovadia: “Entonces la casa de Jacob será un fuego, y la casa de José una llama, y rastrojo la casa de Esaú. Los quemarán y los consumirán, y no quedará sobreviviente alguno de la casa de Esaú—porque el Señor ha hablado.” (Ovadia 1:18) y “Y subirán libertadores al monte Sion para juzgar al monte de Esaú, y el reino será del Señor.” (Ibid., 21).

No hay que ser un gran exegeta para entender el mensaje. Estos fundamentalistas religiosos comparan a los movimientos liberales del judaísmo con Esav que en el pensamiento rabínico es uno de los enemigos eternos del pueblo judíos (los romanos, los cristianos que perseguían judíos en la Edad Media y los Nazis fueron considerados también como descendientes de Esav). Y estos hombres y mujeres llenos de odio llaman a quemar y matar a toda la casa de Esav. Ellos son los “libertadores del monte de Tzion”.

Si esto fuera poco fanaticos muy lectores inscribieron en un cuchillo una cita de15230731_10154310137524139_2231339710872360509_n Maimonides (Hiljot Rotzeaj veShemirat Nefesh 4) que permite matar a los judíos que se desvían de las leyes y preceptos establecidos por la tradición rabínica y por la Torá. Al lado de este inscripción hay tres nombres de algunos de los líderes más importantes del movimiento reformista en Israel. El mensaje es claro: los quieren muertos y es más, su muerte está justificada por las mismas escrituras que ellos veneran.

¿Hasta cuando vamos a permitir este accionar de la ultraortodoxia y del sionismo-religioso? Y crename cuando les digo que no son pocos. No son hechos aislados. Es una tendencia, una tendecia que se va incrementando anualmente. Tal como el antisemitismo va en ascenso en muchos lugares del mundo también la intolerancia y la violencia de la ortodoxia hacia toda otra denominación judía no-dogmatica va escalando. Estos hombres y mujeres deben ir presos, se los debe acusar de vandalismo y de incitación a la violencia.

La condena a estos actos por parte de rabinos liberales y judíos seculares es una obviedad. Necesitamos la firme condena de estos actos de los Gedolei HaDor (de los grandes sabios) de la ortodoxia. Necesitamos que en cada sinagoga ultraortodoxa o sionista-religiosa sus lideres hablen sobre amar al prójimo como a uno mismo, sobre aceptar la diversidad, sobre tolerar y respetar. Si los rabinos ortodoxos no lo hacen estan siendo complices de la violencia y el vandalismo ya que como dice el proverbio popular judío (basado en Baba Metzia 37b): Shtika KeHodaa Dameia (el silencio se asemeja a la aceptación). Si no denuncian estos hechos abalan esta violencia.

Si te preguntas que podes hacer vos para parar este tipo de violencia y evitar que se siga escalando es simple. Si asistis a una sinagoga ortodoxa pedile a tu rabino que condene estos actos públicamente. Si no los condena sabes que allí no habita Dios. Si tenes amigos ortodoxos preguntales que opinan de estas acciones y pediles que condenen estos actos barbáricos si no lo hacen replantea quienes son tus amigos.

Escribo estas palabras con dureza y a su vez con lagrimas en los ojos. Con dureza porque de alguna forma tenemos que actuar e impedir que estos hechos impensados hace algunas décadas atrás hoy se vuelven una moneda corriente. Y con lagrimas en los ojos por la imposibilidad de comprender como el odio le gana al amor, la intolerancia al respeto y el dogmatismo a la diversidad.

En vez de citar versículos que incentiven el odio hagamos un recorte de nuestras fuentes que nos conduzcan hacia la paz, la armonía y el respeto. Los dejo con una de las citas más hermosas de la tradición rabínica sobre la aceptación de la diversidad en nuestros propios corazones: “Por esta razón haz de tu corazón un hogar con múltiples habitaciones para que puedan entrar en ellas las palabras de la casa de Shamai y las palabras de la casa de Hilel, las palabras de aquellos que prohíben y las palabras de aquellos que permiten” (Tosefta Sotá 7:12).

One Comment

  • …Pero el tema es que estos actos sí son criticados y rechazados por la amplia mayoría de los “ortodoxos” (lo pongo entre comillas porque hablar de “ortodoxia” en Israel es simplista, más o menos como decir que Netanyahu es peronista pero está bien, se entiende tu punto): no es la primera vez que esto pasa en Raanana y ya se hicieron marchas en repudio a estos vándalos. En esas marchas participaron todas las tendencias políticas, y todos los movimientos juveniles (tnuot, tzofim, etc): conozco gente religiosa sionista que estuvo ahí, y estoy hablando de mucha gente.
    No estoy diciendo que no hay radicalización: digo que generalizar está mal. Que haya un grupo de extremistas (que lo hay, y nadie discute eso) no quiere decir que todo el movimiento al que supuestamente adscriben tenga la culpa.
    Y por otro lado, meter en el mismo saco a la ultraortodoxia y al sionismo religiosa me parece, en el mejor de casos, un error conceptual ENORME (aunque entiendo que sea discutible mi postura).

Escribir un comentario