Uncategorized

Parashat Pinjas – Las letras nos hablan

por julio 28, 2016 One Comment

Cada Shabbat usualmente “escuchamos” las palabras de la Torá. No todos tenemos siempre la posibilidad o los conocimientos para “leer de la Torá”. Sin embargo este Shabbat los invito a no solo escuchar las palabras de Torá sino a por lo menos en una ocasión a acercarse todos hacia la Torá para descubrir que las letras nos dicen más de lo que solemos escuchar.

En Parashat Pinjas, la porción de está semana, hay dos detalles muy trascendentales que los sabios de la mejora – quienes fijaron el texto canónico de la Torá con su cantilación y otros detalles- nos dejaron hace más de 1000 años para que las generaciones subsiguientes descubriesemos su significado. Aquellos sabios en la tierra de Israel dejaron desparramado por toda la Torá pequeñas “señales” e indicaciones para que un escriba experto pudiera aseverar si la copia de la Torá que tenía frente a sí era una copia fidedigna de la tradición rabínica o no. Por ese motivo algunas letras están más grandes que lo normal y otras más pequeñas; y algunas incluso rotas. Sin embargo estos pequeños detalles de “autenticidad” de los masoretas fueron re-interpretados por diversos maestros de nuestra tradición, aduciendo que no eran solamente un “marca de seguridad” sino que también contenían un profundo mensaje.

En nuestra Parashá encontramos dos de estas “marcas”. Una esta en la palabra Pinjas (Números 25:11) y la otra en la palabra Shalom (Números 25:12). Pinjas fue aquel sacerdote que por “ira divina” mató a dos transgresores de la ley sin juicio previo. La tradición bíblica premia a este “zelote” con el “Pacto de la Paz (Shalom)” que no es otra cosa que el sacerdocio eterno. En términos generales la tradición rabínica también defiende su accionar aunque tomando en cuenta ciertas variables (ver por ejemplo TB Sanedrín 82a) y no dejando de enfatizar que tanto los ángeles como el resto del pueblo lo criticaron tras su accionar (TB Sanedrín 82b). Los sabios dicen en definitiva que fue una “violencia justificada”. No vengo aquí a comentar en general sobre este punto que de seguro despierta polemica y posiciones encontradas. Vengo aquí a compartir dos pequeñas lecciones que podemos aprender de las letras de la Torá sobre este aspecto.

Los sabios de la Mesora de alguna forma incluyen su visión y su critica hacia las acciones de Pinjas con dos pequeños detalles en dos palabras centrales de todo este relato. La “vav” de la palabra Shalom (paz) esta quebrada. La “Iud” de la palabra Pinjas esta escrita de forma más pequeña que las demás letras. ¿Qué nos vienen a enseñar estos pequeños detalles?

Por un lado que la paz que se consigue a traves de la violencia nunca será una paz perfecta ni completa, siempre estará quebrada. La paz perpetua, en términos kantianos, se debe conseguir a través del dialogo y no a través de la violencia. Mientras haya alguien que gane la guerra y otro que pierda siempre habrá rispideses y la paz nunca será duradera.

Por otro lado siempre que actuamos con violencia aunque “a veces parezca que no nos queda ninguna otra alternativa” o que hasta podamos pensar que es “justificada” la Iud que representa en nosotros al judaísmo (Iahadut) y al nombre inefable de Dios (Iud-Hei-Vav-Hei) se ve disminuida (Etz Hayim Torah and Commentary. New York: The Rabbinic Assembly, 2001,  JPS, p. 918). Cuando actuamos de forma violenta o respondemos a la violencia con violencia debemos saber que nuestro judaísmo se ve disminuido de la misma forma que la presencia de Dios en nosotros se ve disminuida.

En este Shabbat los invito no solo a escuchar las palabras de Torá sino a ver que es lo que podemos aprender de cada una de sus letras. Quizás la respuesta a la paz se encuentre en aquellos detalles que cuando leemos muy rápido pasamos por alto. La paz se construye letra por letra.

¡Shabat Shalom!

One Comment

Escribir un comentario