Uncategorized

Aprender a olvidar – Iom Kipur 5776

por septiembre 20, 2015 Sin comentarios

“Cuando rabí Zeira se mudó a la tierra de Israel, observó cien ayunos para olvidar todas las enseñanzas que había recibido en Babilonia para que estas no lo molestasen” (Talmud Bavli, Baba Metzia 85a)

derecho-al-olvido¿Imaginan estudiar toda una carrera universitaria para años después intentar por todos los medios olvidar todo lo aprendido? ¿Por qué rabí Zeira quiere olvidar lo que alguna vez estudió? Podríamos pasar una clase entera intentando comprender los motivos que llevaron a rabí Zeira a ayunar 100 días (aunque algunos manuscritos dicen 40 ¡porque 100 parece un poco exagerado!) sin embargo hoy deseo que esta cita talmúdica nos sirva simplemente como excusa de apertura para el tema del olvido. Podríamos decir en resumidas cuentas que rabí Zeira decide olvidar porque a veces para pasar de una situación a otra, para poder transformarnos a nosotros mismos debemos aprender a olvidar. El olvido nos permite limpiarnos internamente para poder rellenarnos con nuevas vivencias y experiencias. Rabí Zeira se propone olvidar porque muchas veces cuando aprendimos algo de una manera nos es muy difícil pensar las cosas de una forma diferente. Son los preconceptos en la vida los que muchas veces no nos permiten avanzar, y al olvidar somos permeables de recibir nuevos conceptos y enseñanzas.

Los ayunos para el olvido de rabí Zeira llamaron la atención a decenas de exegetas a lo largo de la historia porque aparentemente esa actitud es contraria a uno de los grandes lineamientos del pensamiento judío: recordar. Somos un pueblo que recuerda. Una y otra vez la Torá nos comanda a recordar. Zajor et Iom HaShabat LeKodshó, recuerda el día de Shabbat para santificarlo. Zajor Et Asher Asá Lejá Amalek, recuerda lo que te hizo a ti Amalek cuando salías de Egipto. Cada año recordamos en Izkor a nuestros seres queridos fallecidos para mantenerlos en nuestros corazones y para nunca olvidarlos. El recuerdo de las atrocidades de la Shoá y su enseñanza son uno de los grandes pilares de la educación judía moderna… Entonces ¿Para qué olvidar? ¿Por qué rabí Zeira decide olvidar la Torá aprendida en Babel?

La memoria como colectivo nos hace fuertes pero es muchas veces el olvido, como individuos, lo que nos fortalece en la vida. Sin dudas que como pueblo y como sociedad el recuerdo es el arma más poderosa para evitar repetir atrocidades y errores del pasado. La consigna “Ni olvido ni perdón” puede ser valida como colectivo pero cuando se trata de nuestras vidas como individuos esa consigna puede llegar a destruirnos. El verdadero perdón solo puede llegar con el olvido. Muchas veces como individuos el arma más poderosa para tener una vida en plenitud es el olvido. La memoria prodigiosa es alabada en las aulas pero el olvido es en ocasiones una de las grandes virtudes que nos conducen a la felicidad en nuestros hogares.

Como individuos debemos aprender a olvidar. Nuestro ejemplo deben ser los más pequeños de nuestras familias, los profetas después del fin de la profecía según nuestros maestros talmúdicos. Cuando un niño se enoja con su padre jura y perjura que no le hablará más por el resto de su vida… a los pocos minutos se olvida de esta vana promesa y vuelve a abrazar a su padre con todo el amor del mundo. Como adultos cuando hacemos una promesa similar nos aferramos al recuerdo de aquellas palabras y quizás nunca más le volvamos hablar a un padre, a un hermano o a un amigo. De niños preferimos ser felices a tener razón, de grandes la ecuación se invierte y preferimos tener razón y juramos nunca olvidar lo que hace años ocurrió porque si lo hacemos pareceremos más débiles. Lo que no nos damos cuenta es que en ciertas circunstancias no es la memoria la que nos hace fuertes sino el olvido.

En las relaciones humanas, y especialmente en las relaciones de pareja, es el olvido una de las grandes herramientas para que el amor se suceda a través del tiempo. En cada pareja hay un memorioso y un olvidadizo. Uno que recuerda cada detalle de la discusión por días o por semanas y otro que al pasar unos minutos ya se olvida. Uno de ellos vive angustiado por todo lo que su memoria no le permite olvidar, el otro vive más tranquilo ya que su capacidad de olvidar le permitió rápidamente superar momentos de tensión o de angustia. La felicidad personal es inversamente proporcional a nuestra capacidad recordar.

En estos días que recorremos entre Rosh Hashaná y Iom Kipur debemos ejercitar el olvido. Para poder realmente perdonar necesitamos de corazón saber olvidar. En la ceremonia de Tashlij arrojamos al fondo del mar una pequeña piedra para que incluso ni un buzo experimentado pueda encontrar aquellos errores que cometimos. La sabiduría de la tradición de Israel no nos dice que arrojemos algo que pueda flotar ya que si algo queda flotando el error y el recuerdo permanecen y el perdón nunca puede ser total. Cuando nos sinceramos y nos arrepentimos plenamente de nuestros errores Dios – en su infinita sabiduría – elige olvidar completamente lo que habíamos hecho. No lo saca a relucir años después. Tal como tenemos una memoria selectiva debemos también aprender a cultivar un olvido selectivo… debemos aprender a olvidar.

El perdón total implica un compromiso absoluto con el olvido. El perdón no puede ser completo si todavía nos aferramos al recuerdo del momento mismo en que tal o cual persona nos hizo mal. Como pueblo el recuerdo nos hace fuertes pero como individuos es el olvido lo que nos fortalece. El olvido nos permite volver a estar en plenitud con aquellas personas que en algún momento con intención o sin intención nos hicieron mal. El olvido nos permite vivir más tranquilos sin tantos recuerdos de errores propios o ajenos que nos mortifican a diario. El olvido nos permite ser más felices. El olvido nos permite dejar atrás el “tener la razón” o “poseer la verdad” para poder continuar fortaleciendo y enriqueciendo nuestras relaciones. El olvido nos hace fuertes.

No hay recetas para el olvido. Rabí Zeirá ayunó cien días y miles de años después aún no sabemos si cumplió su objetivo. Durante Iom Kipur cada año tenemos un día de ayuno, un día de ayuno en el cual además de vaciar nuestro cuerpo de alimentos, debemos vaciar nuestros corazones de rencores y de obstinaciones para poder quizás ayudar a nuestras mentes a liberarse ellas mismas de recuerdos que duelen y que nos imposibilitan seguir adelante.

Nos invito este Iom Kipur a fortalecer nuestros corazones y nuestras relaciones a través del olvido.

Jatimá Tová

Sin comentarios

Escribir un comentario