Uncategorized

Tisha Ve´Ab y Shabat

por julio 21, 2015 Sin comentarios

Leyes y costumbres cuando Tisha ve´Ab cae en Shabat o el domingo

Este año el 9 de Av, día de duelo nacional del pueblo judío, cae en Shabat. Tisha veAb, junto a Iom Kippur, son los únicos dos ayunos completos del calendario judío, el resto de los ayunos son únicamente diurnos. Sin embargo cuando Tisha veAb cae en Shabat el ayuno y todas las costumbres inherentes a este día son trasladadas al sábado por la noche hasta el domingo por la noche. Esto se debe a que Shabbat, según el profeta Isaías (58:13), es un día de gozo y alegría. VeKarata LaShabat Oneg (y llamas al Shabat delicia”), decimos cada Shabat al mediodía antes del Kidush. Los sabios del Talmud prohibieron entonces que en el día de nuestra alegría y regocijo ayunemos y mostremos señales de duelo. Por este motivo todos los ayunos (excepto Iom Kippur) que caen en Shabat son trasladados para el día domingo, y por este motivo también los deudos aún durante la Shivá no deben mostrar públicamente señales de duelo. Shabat es un día de alegría, donde la música, la comida y los placeres no deben faltar; por ese motivo el ayuno y las costumbres de Tisha veAb son desplazadas para el día siguiente. Ahora bien ¿Cómo debemos hacer? ¿Cuáles son las Halajot particulares para cuando esto sucede? A continuación repasaremos los puntos más importantes a tener en cuenta.

El duelo en Shabat: Comencemos repasando exiguamente las costumbres y leyes de Tisha ve´Ab. En este día está prohibido beber, comer, bañarse, tener relaciones sexuales, usar zapatos de cuero y untarse aceites, cremas o perfumes (las mismas cosas que están prohibidas en Iom Kipur). Este año aunque el 9 de Av caiga en Shabat, durante Shabat todas estas cosas quedan anuladas y desplazadas, porque es Shabat uno debe darse todos los placeres antes mencionados -excepto bañarse con agua caliente- que en Tisha veAb están prohibidos. (Shuljan Aruj, Oraj Jaim, 554:19).

La Seudat Mafseket: antes de comenzar el ayuno se acostumbra a tener una comida que lleva el nombre de Seudat Mafeseket en la cual cada persona por separado debe comer comidas simples, evitar el vino y la carne, para prepararse espiritual y físicamente para el ayuno. En esta comida no se acostumbra a hacer Zimun (a hacer la bendición después de las comidas acompañado de otras personas). Sin embargo cuando Tisha veAb es desplazado a la salida de Shabat la Seudat Mafeseket coincide con la Seudat Shlishit, la tercer comida de Shabat. Y la alegría de Shabat vuelve a tener prioridad por sobre el duelo de Tisha veAb, por lo cual esta comida –aunque sea la previa al comienzo del ayuno- debe ser una comida festiva como la de cualquier otro Shabat y está permitido comer carne y tomar vino, debemos incluso preparar la mesa como “la que solía tener el rey Shlomó en su palacio” (Shuljan Aruj, Oraj Jaim, 552:10).

Minjá y Arvit: Cuando Tisha veAb acaece a la salida de Shabat las plegarias de Minjá y de Arvit sufren algunas pequeñas modificaciones. En Minjá no se debe decir la plegaria de Tzidkatejá. Ahora bien en Arvit, que acostumbramos hacer antes de la Havdalá, la misma no debe ser dirigida con el Nusaj (cantilación) tradicional sino que se debe hacer en una voz lúgubre y baja ya que ya entramos en el espíritu del día más triste del calendario judío. Así también debe ser leída la Meguilat Eijá, el libro de las lamentaciones. (Shuljan Aruj, Oraj Jaim, 559:1).

La Havdalá: Cada vez que termina Shabat o una festividad debemos hacer la Havdalá, para diferenciar entre los días sagrados y los profanos. Cuando Tisha veAb acaece a la salida de Shabat la Havdalá sufre algunas pequeñas transformaciones. Cuatro bendiciones se suelen hacer durante la ceremonia: sobre el vino, las especies aromáticas, la vela trenzada y sobre la “diferenciación” propiamente dicha. Este sábado por la noche solamente debemos hacer dos de las antes mencionadas: las únicas que se realizan son la bendición sobre la luz y sobre la diferenciación. La bendición del vino no se realiza porque ya estamos en ayunas y la bendición sobre las especies aromáticas tampoco se hace porque eso genera un placer (como sería bañarse o untarse aceites) los cuales están prohibidos en Tisha veAb. El único otro detalle a tener en cuenta es que debemos reemplazar las melodías tradicionalmente alegres de la Havdalá por una más legumbre, algunos incluso acostumbran a hacerlo con la melodía de alguna Kiná (canto fúnebre) o con la melodía de la lectura de Meguilat Eijá (el libro de las lamentaciones). (Shuljan Aruj, Oraj Jaim, 556:1).

Estas son las variaciones y temas a tener en cuenta este próximo Shabat y Tisha veAb. Antes de concluir los invito a refrescar someramente otras costumbres de este día tan particular:

  • No nos saludamos ni cuando nos encontramos con alguien ni cuando nos despedimos de aquella persona. Es un día que no tenemos palabras y es un día en el cual no tenemos “Shalom” (forma tradicional de saludar en hebreo).
  • Nos sentamos en sillas bajas o en el suelo. Al igual que los deudos durante la Shivá, nos sentamos en lugares más bajos que de costumbre para simbólicamente representar que estamos caídos.
  • La sinagoga debe estar escasamente iluminada. Los días festivos son días de luz donde duplicamos las velas y la alegría, Tisha veAb es todo lo contrario, es un día de oscuridad y de penumbras.
  • No nos ponemos Talit y Tefilín durante la mañana del día domingo sino que recién en la plegaria de Minjá por la tarde nos colocamos estos elementos rituales ya que las leyes de duelo comienzan a disminuir en aquel momento.

¡Tzom Kal! ¡Podamos todos tener un ayuno sencillo y significativo!

Escribir un comentario