Uncategorized

Parashat Mishpatim – El quinto tomo del Shuljan Aruj

por enero 24, 2014 Sin comentarios

Cuenta una antigua historia jasídica que cierta vez un hombre fue ante el rabino y le pidió que lo ordene a él mismo como rab. Luego de un examen de Torá, Talmud y sobre los cuatro tomos del Shuljan Aruj el hombre recibió la smijá (ordenación). El reciente rabino estaba feliz a punto de retirarse cuando el maestro le dice: ahora es tu deber estudiar y enseñar el quinto tomo del Shuljan Aruj. El recién ordenado rabino se sorprende porque siempre había aprendido que sólo existían cuatro tomos de aquel código legal judío, uno sobre plegarias y festividades, otro sobre leyes relativas al kashrut, uno sobre casamientos y divorcios y otro finalmente sobre daños. El rabino, comprendiendo la incertidumbre del otro, le dijo: luego de muchos años comprendí que hay un quinto tomo. El tomo que responde a la pregunta de cómo relacionarse con los demás seres humanos. El tomo que nos hace ser humanos.

En Parashat Mishpatim la Torá nos enseña sobre muchas y diversas leyes sociales. Como debía ser el tratamiento de los esclavos, de las esposas y de los más vulnerables de nuestras sociedades. Luego del momento más sublime de la historia judía, la entrega de la Torá en el Sinaí, la Torá no nos enseña leyes rituales o culticas sino que nos enseña a como debemos vivir en sociedad. Como debe vivir una sociedad libre. Rabi Simja Bunim Mipshisja nos dice que la Torá viene a enseñarnos que antes de los mandamientos entre el hombre y Dios deben venir los preceptos entre el hombre y su prójimo. Derej Eretz Kadmá la Torá, nos enseña la Mishná. Antes de poder llegar a Dios debemos poder llegar a nuestro prójimo. Antes de intentar penetrar el firmamento debemos aprender a convivir aquí en la tierra.

Aquí en Parashat Mishpatim se sienta la base del sistema legal judío pero mucho después, en la mitad del libro del Levítico, se sienta la base de los códigos morales y éticos judíos. Solamente sobre y -a partir de- la consolidación de una sociedad justa con leyes objetivas podemos luego llegar a desarrollar nuestra moral. Primero está el Din, la justicia, y luego llega Jesed, los actos de amor.

Hay muchos que sólo se quedan en los primeros cuatro tomos del Shuljan Aruj, se quedan aquí, en Parashat Mishpatim, se quedan con la justicia y la Ley. Otros, sin embargo, se atreven a ir un paso más. Se atreven a cruzar al libro de Vaikra, y a estudiar los tomos no escritos del Shlujan Aruj. Se atreven a ir en busca del Jesed, de los actos de amor y misericordia. Quizás a estos segundos debamos imitar.

Que Dios nos de las fuerzas para siempre poder ir un paso más. Para poder comprender que sólo el Jesed podrá reparar los errores que cualquier sistema de justicia inevitablemente producen.

Shabat Shalom!

Escribir un comentario