Uncategorized

Haazinu, la declaración de la UNESCO y los portavoces del pueblo judío. 

por octubre 14, 2016 Sin comentarios

Estamos concluyendo el ciclo anual de la lectura de la Torá. Haazinu, una de los tres canticos atribuidos por la tradición rabínica a Moshé, cierra la lectura durante Shabat de la Torá. Moshé, nuestro maestro, comienza su cantico poniendo a los cielos y a la tierra como testigos: “Escuchad, cielos, y hablaré; Y oiga la tierra los dichos de mi boca.” (Deut. 32:1). Algunos de nuestros sabios durante las generaciones se preguntaron porque pone tanto al cielo y a la tierra como testigos y a que hacen referencia exactamente estos dos elementos de la creación divina. Rabí Iaakov Iosef de Polonia sugiere que los cielos hacen referencia a los sabios (que se pasan el día hablando de cuestiones espirituales) y la tierra hace referencia a la gente del pueblo (que se pasan el día en sus tareas terrenales). El Or HaJaim nos dice que los cielos representan a los líderes del pueblo y la tierra a la población en general. Y en este sentido nos advierten los sabios que solamente la tierra escuchará cuando los cielos sigan el camino correcto. La tierra imita a los cielos. 

Desde ayer vivimos un claro ejemplo de este valioso principio enunciado por los sabios. Luego de la declaración de la UNESCO los portavoces del pueblo judío (Bibi Netanyahu, el centro Simon Wisenthal, Congreso judío mundial, ADL, diarios de Israel, diarios judíos de la diáspora, etc.) comenzaron a sacar declaraciones como las siguientes: “La ONU borra la conexión judía con la tierra de Israel”, “La Unesco borra la historia: desligó al Muro de los Lamentos del pueblo judío”, “La Biblia según la UNESCO: Jesús mintió”, “Hoy la UNESCO adoptó una resolución que niega la conexión judía y cristiana con Jerusalén.” Y así podría continuar. Inmediatamente decenas de lideres judíos regionales, nacionales e internacionales se hicieron eco de la noticia y comenzaron a compartir las noticias de los diarios, videos, discursos, etc. Y luego siguió “el pueblo”.

Ayer a la noche, a eso de las 11pm un colega me preguntó que opinaba de la declaración y le dije que según lo que leía en los diarios era una barbaridad y una ridiculez pero que no había encontrado la resolución completa hasta el momento. Fui a mi computadora, la encontré (aunque la misma no figuraba en ninguno de los diarios que consulté) y la leí. De principio a fin. Sin duda como dicen muchos es una declaración bochornosa, absurda en muchos sentidos, prejuiciosa, anti-sionista, sesgada, etc. Sin duda la UNESCO en relación al conflicto israelí-palestino dejó de ser objetiva hace mucho tiempo. Sin duda podemos utilizar el slogan “UNESCO, UN ASCO”. Sin embargo no por los motivos que los portavoces del pueblo judío comenzaron a repetir y a compartir. Lo que sucedió ayer fue lamentablemente un acto de negligencia por parte de muchos de nuestros líderes que salieron con banderas, slogans y frases muy potentes que causaron el desconcierto, el miedo y la indignación de cientos de miles o millones de judíos (y asumo que de no judíos también) en todo el mundo.

Ninguno de los diarios, videos o discursos que aparecieron en las últimas 24hs citaba algún fragmento de la resolución. Solo decían que la ONU negaba la historia y cualquier conexión judía con Jerusalén. Para mi sorpresa cuando leí la declaración en su totalidad me encontré con una declaración más de las tantas que de forma nefasta la ONU y muchos de sus organismos publica en contra de Israel. Leí una declaración sesgada cuyo texto central es una crítica a las políticas de Israel (apodado todo el tiempo “el poder ocupante”) en relación a los lugares sagrados de los musulmanes (principalmente el Monte del Templo pero también la Tumba de los patriarcas y de Rajel). En 41 incisos con un lenguaje infantil, propagandístico, sesgado y muy poco serio se crítica como Israel en reiteradas oportunidades impide que los musulmanes recen libremente en la mezquita, o como la policía reprime muchas veces a los musulmanes, o como las reformas en el Kotel (la nueva escalera y el “Kotel igualitario”) afectan patrimonio histórico y cultural de los musulmanes, o el daño que generan las excavaciones en Jerusalén del Este, etc. El texto es una gran crítica a lo que los palestinos llaman el proceso de judaización de Jerusalén del Este (un tema sin duda complejo y polémico para analizar con mucho detalle). Por supuesto hablan también de Gaza (caballito de batalla predilecto por la propaganda anti-sionista). Y sí como declaración propagandística ponen la mayoría de los nombres de los lugares en árabe (a excepción de Jerusalén que la llaman Jerusalem y no Al-Quds). Y sí, no dicen que Israel a veces cierra las puertas de acceso al monte del Templo en respuesta a ataques terroristas palestinos o que la policía entra al monte del Templo porque musulmanes tiran piedras a quienes rezan en el Kotel (una vez a mí me pasó, esta nadie me la contó).

Sin dudas es una declaración nefasta que hay que repudiar y criticar pero con altura, con datos, argumentos, poniendo cada párrafo en su contexto, comprendiendo la situación política interna de Israel y la situación general de medio oriente, etc. Sin embargo en ningún lugar de la declaración se niega la conexión judía con el Kotel, con el Templo, con la Tumba de los patriarcas o con la Tumba de Rajel. En ningún momento se dice que Jesús nunca predicó en el Templo ni que los patriarcas del pueblo de Israel no existieron. No se niega la conexión judía histórica con Jerusalén, directamente no se la nombra porque este no es el tema de la declaración. Algunos dicen que la niega por “omisión”, este es sin duda un argumento ridículo ya que siempre cuando declaramos algo (y más en un acto de propaganda como este lamentablemente apoyado por la ONU) obviamos algo y enfatizamos nuestra “versión de los hechos”. Es más la declaración empieza diciendo: “Afirmando la importancia de la ciudad vieja de Jerusalén y sus muros para las tres religiones monoteístas”.

La Mishná (Pirkei Avot 1:11) nos enseña que los sabios deben ser cuidadosos con sus palabras. La UNESCO claramente no lo es pero nuestros portavoces y líderes de opinión tampoco lo fueron. Todo el mundo comenzó ayer, sin siquiera haber leído la declaración, a hablar de que la ONU negaba nuestra relación histórica como pueblo con Jerusalén. Y la declaración nunca habla de eso. Es una nefasta declaración pero por otros motivos. Y en mi humilde opinión es una vergüenza que cientos de líderes judíos sin antes leer la declaración compartieran canales de noticias judíos sensacionalistas. Justo un día después de Iom Kipur, justo un día después de un día de introspección y expiación, sin sopesar los hechos, sin leer la fuente, sin reflexionar cientos de líderes judíos salieron a copiar y pegar los títulos de diarios o declaraciones de otros líderes. Y así fue como la tierra escuchó a los cielos y siguió su ejemplo y mi muro de Facebook, mi Email y mi Twitter se llenaron de mensajes que se hacían eco de títulos sensacionalistas.

La tierra escucha a los cielos y es por eso que los cielos debe sopesar cada vez que habla. Es inconcebible que líderes judíos salgan a criticar a la UNESCO habiendo leído la noticia en un diario sin tomarse el tiempo de leer la declaración. Ayer sin duda como pueblo judío debiéramos habernos indignado por la declaración pero por otros motivos; por su prejuicio, por su lenguaje, por sus errores, por sus sesgo, etc. Debiéramos haber respondido con calma, con altura y con argumento no con slogans sensacionalistas.

Nuestros maestros nos enseñan que tenemos dos oídos y una boca para escuchar el doble que lo que hablamos. Dios también nos dotó con dos ojos para como en esta oportunidad leer el doble antes de ponernos a hablar.
Seamos conscientes siempre que la tierra se ve influenciada por los cielos.

¡Shabat Shalom!

Dejo aquí la declaración de la UNESCO para quien quiera leerla:

http://www.timesofisrael.com/full-text-of-new-unesco-resolution-on-occupied-palestine/

Escribir un comentario