Uncategorized

Drashá Tekes Hasmajá – Predica de ordenación rabínica

por julio 22, 2016 Sin comentarios

“Desorden, algarabía, gesticulación vehemente, idas y venidas incesantes; así se presenta el Beit Hamidrash: la casa de estudio que sirve de sinagoga, y también, en numerosas ocasiones, de comedor. Los estudiantes de Talmud carecen de la quietud del monje. El silencio no es la regla… Los protagonistas de esta guerra del sentido intentan comprender, interpretar y explicar. Raramente de acuerdo, felizmente, sobre el sentido del pasaje estudiado, van a consultar al maestro que explica, toma una posición sobre las tesis propuestas y calma por un instante el combate apasionado de los que consultan. El Beit Hamidrash conoce una efervescencia ininterrumpida en la que, tanto de día como de noche, resuenan las voces, el rumor infinito del estudio.”

Así describe Marc-Alain Ouaknin en “El libro Quemado” aquella postal sagrada. El momento religioso del estudio. De aquel estudio que conmueve y que llama a la acción. El estudio es la “pasión judía”. Si cada pueblo o cultura pudiera ser definida por “su pasión”, creo con firmeza que aquella pasión que nos caracteriza como judíos es la pasión por el estudio, por el saber, por la comprensión. Y es aquella pasión la que hoy me trajo aquí.

Talmud Torá Kenegued Kulam. El Estudio de la Torá es equivalente al cumplimiento de todos los mandamientos enseñan nuestros sabios. Cuando con mis compañeros, ahora colegas rabinos, dividimos esta braita talmúdica[1] yo les pedí por favor hablar sobre este mandamiento. Sobre EL mandamiento. Ya que fue esta mitzvá, la de Talmud Torá, la que me trajo hoy hasta aquí. Recuerdo como hoy cuando era Madrij en Pardes que cada año con otros amigos competíamos en los diversos Jidonim (concursos de preguntas y respuestas) de la comunidad. Y fue en este mismo lugar, en el salón del SRL, donde ganamos el primer Jidon. Era sobre sionismo y el movimiento masorti. Y allí es donde se despertó en mí el amor por la Torá que con el tiempo me condujo al amor por el pueblo judío, por las mitzvot y por Dios. En todos los demás concursos que participe perdí, así que convertirme en rabino es algo así como una revancha.

Torá Kenegued Kulam. El Estudio de la Torá es equivalente al cumplimiento de todos los mandamientos. ¿Cómo puede ser que un mandamiento sea equivalente a otros 612 preceptos? ¿Qué hace del estudio de la Torá un precepto tan especial? La razón se encuentra en el Talmud. Allí los sabios discuten si vale más la acción o el estudio, su conclusión nos puede extrañar y sorprender pero decretan que es el estudio ya que dicen: “El estudio conduce a la acción”[2]. El estudio le da a sentido a la acción. Como judíos no estudiamos para saber, estudiamos para hacer. Como judíos no accionamos sin saber, sino que porque sabemos actuamos.

Creo que es importante re-traducir el concepto de Talmud Torá Kenegued Kulam. El estudio de la Torá no solamente es equivalente a todos los otros mandamientos sino que se encuentra “frente a frente” a todos los demás mandamientos. En el Talmud Yerushalmi[3] dos sabios discuten que significa “Kenegued Kulam”. Un sabio dice que hace referencia a “todas las personas del mundo” y otro sabio nos dice que hace referencia a “todos los demás mandamientos”. El estudio de la Torá debe estar frente a frente de cada ser humano, nos debe permitir ver la unicidad de cada ser humano creado a imagen de Dios. El estudio de la Torá nos debe permitir reencontrarnos con cada uno de los mandamientos, nos debe permitir, parafraseando al rav Kook “hacer que lo antiguo se haga nuevo, y que lo nuevo sea sacralizado”. El estudio profundo y apasionado de la Torá nos permite redescubrir el significado divino detrás de cada mandamiento para que el estudio se traduzca en acciones.

Somos el pueblo que hizo del estudio un mandamiento religioso. Somos el pueblo que comprendió que cuando Dios dejó de hablar a través de su profetas Su mensaje podía ser descubierto a través de Su Torá. No somos el pueblo del libro, somos el pueblo que escucha e interpreta el libro. Como dijera George Steiner “el judío lee con una pluma en la mano”. Leemos para reescribir nuestra historia y nuestro destino. El estudio no es un acto pasivo y meramente reflexivo; el estudio es el comienzo de la acción, de toda acción.

Ahora bien ¿Cómo cumplimos el mandamiento de Talmud Torá? Para muchos lamentablemente el mandamiento de Talmud Torá quedó confinado al estudio por un par de meses como preparación para el Bar o Bat Mitzvá. Nos hemos olvidado que nuestros sabios enseñaron que cada día, de día y de noche debemos encontrar el tiempo para estudiar alguna palabra de Torá. Este es el significado de “Ein Lahem Shiur – no tienen un tiempo determinado”[4], ya que todo el día es el tiempo para estudiar Torá, como dijo Ieoshua: “Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él”[5].

Nos hemos olvidado que el estudio comienza en el jardín de infantes y que termina en el momento que nos vamos de este mundo[6]. No hay descanso para el estudio, no hay feriados “puente” cuando a estudio se refiere. Incluso si el Templo de Jerusalén llegara a reconstruirse los sabios del Talmud nos dicen que los niños no deberían abandonar la escuela para ir a ayudar en la tarea de la reconstrucción.

Los que me conocen saben que cuando escucho palabras de Torá siempre exijo un Jidush. Una novedad, una fuente poco conocida con algo para aportarme, una fuente conocida pero con una nueva e ingeniosa interpretación. Como dijo rabí Ioshua: “Hi Efshar LeBeit HaMidrash belo Jidush – No puede haber una casa de estudios sin una interpretación novedosa”[7]. No quisiera terminar mi Dbar Torá sin un pequeño Jidush.

Dos veces en Pirkei Avot, Ioshua ben Perajia y Raban Gamliel, nos dicen: Ase Leja Rav.[8] 3 palabras en hebreo con 3 posibles interpretaciones. 3 interpretaciones que son 3 formas de encarar el mandamiento por excelencia, la mitzvá de Talmud Torá.

Ase Leja Rav. Hazte vos mismo un maestro. En esta interpretación el eje está en la palabra “Leja”, como en aquel conocido “Lej-Leja”. Uno mismo se debe hacer un maestro, uno mismo debe iniciar el viaje. Si queremos tener “autonomía” como judíos el esfuerzo debe ser doble, si no queremos delegar nuestro judaísmo en otros debemos nosotros mismos convertirnos en maestros y maestras de la tradición. Estudiando con conciencia, con esmero y con responsabilidad. Hace ya más de 8 años yo decidí llevar a la práctica esta interpretación de Ase Leja Rav. Hoy me convierto a la vista de compañeros, de maestros, de amigos, de estudiantes y de familiares en un maestro en el pueblo judío.

Ase Leja Rav. Hazte de un maestro. Para estudiar Torá debemos buscar a aquel que ya dedicó años al estudio y a la comprensión profunda de la Torá. El estudio de la Torá no puede ni debe ser un ejercicio encarado en soledad. El estudio debe ser compartido. Debemos buscar un maestro que nos guíe y que nos enseñe, como Rashí interpreta esta máxima de Pirkei Avot o quizás también un compañero con el cual estudiar como lo interpreta el Rambam. Sin embargo por sobre todas las cosas debemos buscar a otro que nos acompañe en el mar de los textos, que vea lo que nosotros no podemos ver, que nos diga lo que nosotros no nos animamos a decir como nos explica el Meiri. Durante estos años de estudio yo me hice de un maestro, o más bien de múltiples maestros, porque como dice el Talmud: “Quien estudia de un único maestro nunca verá la bendición en su aprendizaje”.[9] Baruj, estoy acá porque vos estás acá. No sería rabino de no haberte visto en bermudas y con esos raros anteojos de sol en Majane colgando las luces en el sector de carpas.

Ase Leja Rav. Haz para ti multitud. Los maestros jasídicos retoman el concepto original del término hebreo en los tiempos bíblicos de “rav”. En la Biblia rav no es “maestro” es “multitud, demasía, abundancia”. Y el jasídismo nos dice que Ase Leja Rav significa “conectarnos con la multitud”, “conectarnos con la diversidad”. Lo único que es único en este mundo es Dios, todo lo demás es diverso y múltiple. Debemos hacer para nosotros “abundancia”. Eso es Ase Leja Rav. Debemos escuchar siempre diversas opiniones, encontrarnos con diferentes personas, estudiar diversas culturas, estudiar las 70 facetas de la Torá. Debemos imaginarnos que cada persona fue creada en este mundo para enseñarnos algo.

Durante estos años me hice para mi multitud. Y hoy quiero agradecerles.

Me hice multitud de maestros de los cuales aprendí lo que quiero ser y lo que no quiero ser.

Me hice multitud de compañeros de los cuales aprendí las diversas facetas de vivir plenamente la tarea rabínica y de la educación judía.

Me hice multitud de estudiantes y janijim los cuales me exigían cada día que estudie más para poderles enseñar aún más.

Me hice multitud de amigos los cuales siempre estuvieron presentes en cada uno de los momentos más importantes de mi vida.

Me hice multitud de familia los cuales me acompañaron y me apoyaron en cada uno de los momentos de esta maravillosa etapa. Aquí quiero agradecerle especialmente a Clara, mi mamá, la cual me enseña cada día que la familia y el amor se construye con acciones concretas. Y a mi papá Marcelo el cual desde pequeño me mostró con su ejemplo el valor del trabajo y del estudio.

De una sola cosa no me hice multitud. De mi mujer. La cual me desafía cada día a ser la mejor versión de mi mismo. Lei me enseñó que con una sonrisa y riendo la vida es mucho más hermosa.

A todos ustedes. Gracias. Gracias por ser parte de mi abundancia por ser parte de mi bendición. Gracias por permitirme estudiar de su Torá y compartir con ustedes mi Torá.

———–

[1] TB Shabat 127a (con algunas variaciones Mishná Pea 1:1)

[2] TB Kidushin 40b: וכבר היה רבי טרפון וזקנים מסובין בעלית בית נתזה בלוד נשאלה שאילה זו בפניהם תלמוד גדול או מעשה גדול נענה רבי טרפון ואמר מעשה גדול נענה ר”ע ואמר תלמוד גדול נענו כולם ואמרו תלמוד גדול שהתלמוד מביא לידי מעשה

[3] TJ (Venecia) Pea 1:15:4:1: ות”ת ר’ ברכיה ורבי חייא דכפר תחומין חד אמר אפילו כל העולם כולו אינו שוה אפילו לדבר אחד מן התורה וחד אמר אפילו כל מצותיה של תורה אינן שוות לדבר אחד מן התורה

[4] Ver TJ (Venecia) Pea 9:24:3:15: שאלו רבי יהוש’ מהו שילמד אדם את בנויוונית אמר להן ילמדינו בשעה שאינה לא יום ולא לילה דכתיב והגית בו יומם ולילה

[5] Ioshua 1:8

[6] Ver por ejemplo: Shuljan Aruj, Oraj Jaim 246:3

[7] TB Jaguigá 3a

[8] Pirkei Avot 1:6 y 1:16

[9] TB Avodá Zará 19a

Escribir un comentario