Uncategorized

שתקמוץ ולא תחלום – Shetakamotz velo Tajalom

por marzo 31, 2015 Sin comentarios

Hay expresiones en un idioma que son imposibles de ser traducidas. Hay sentimientos en el corazón que son imposibles de ser puestos en palabras. Estoy a unas horas de casarme y como no puedo poner en palabras las sensaciones que estoy viviendo ni el amor que siento por mi pronta futura esposa voy a traducir todo esto en unas palabras de Torá. El judaísmo es mi lenguaje, es mi forma de expresar lo más profundo de mis sentimientos en el idioma de mi pueblo.

Tal como algunos sentimientos son difíciles de traducir, hoy comparto con ustedes algo que es imposible de ser traducido al español, una expresión que dice así: שתקמוץ ולא תחלום. Incluso para quienes sepan hebreo en una primera lectura les resultará extraña la frase y problemática. Antes de explicar su significado quiero contarles de donde la aprendí. Hace años que estudio en el Seminario Rabínico y hace unos dos años tenemos la sana costumbre con el Rab Skorka, cada vez que nos encontramos en un ascensor, de exigirle al otro una palabra de Torá. Psok li Psukejá, en términos rabínicos. Nos pedimos mutuamente una frase o una idea que hayamos estudiado últimamente. La semana pasada le pedí una bendición por mi casamiento que se avecinaba. Aparte de compartir conmigo hermosas palabras y deseos me enseñó esta expresión: שתקמוץ ולא תחלום (Shetakamotz velo Tajalom). Y como no entendí de buenas a primeras que es lo que esto significaba me pidió que citará un famoso refrán rabínico:

במערבא, כי נסיב אינש אתתא, אמרי ליה הכי: מצא או מוצא? מצא – דכתיב +משלי י”ח+ מצא אשה מצא טוב ויפק רצון מה’, מוצא דכתיב: +קהלת ז’+ ומוצא אני מר ממות את האשה וגו’.

En Israel, cuando un hombre se casa con una mujer, le preguntan: “¿Matzá o Motzé?” Matzá porqué está dicho: El que halla (matzá) esposa halla el bien, Y alcanza la benevolencia de Dios. (Proverbios 18:22). Motzé porqué está dicho: Y he hallado (Motzé) más amarga que la muerte a la mujer. (Eclesiastés 7:26)

Esta era la costumbre en los tiempos del Talmud (allá por el siglo III y IV d.e.c) en la tierra de Israel. Luego de la noche de boda algún familiar o amigo le preguntaba crípticamente al recién casado: “¿Matzá o Motzé?”. El joven, versado en la Biblia, sabía que si había disfrutado y creía que esa relación tenía un futuro promisorio por encontrar en su mujer mucho (o todo) lo que él soñaba debía contestar “matzá”, en relación a aquel versículo de proverbios en donde se dice que quien encuentra a una mujer encuentra el bien. De lo contrario, si intuía por lo que había acontecido en la noche de boda, que aquella pareja no tenía futuro y que esa mujer no era lo que el soñaba debía contestar “motzé” en relación al versículo del Eclesiastés en el cual se dice que la mujer es más amarga que la muerte misma.

“¿Matzá o Motzé?” era la pregunta. Ambas son formas de verbales del tiempo “hallar” en hebreo. Lo único que cambia es como están conjugadas. Matzá está en tiempo pasado y motzé en tiempo presente. Y ahora sí llega el momento de comprender, con toda esta información previa, que significa la expresión: “Shetakamotz velo Tajalom”. La pregunta talmúdica se realizaba una vez que el primer encuentro intimo entre la pareja se daba, sin embargo este deseo y expresión (de la cual desconozco su origen) viene antes. Shetakamotz significa “que sea con kamatz” y Tajalom “que sea con Jolem”.  Vean la palabra “matzá” (מָצָא), debajo de la primera letra hay como una pequeña te, eso es un kamatz en hebreo que se pronuncia como una a. Vean la palabra “motzé” (מוֹצֶא), en la segunda letra hay un pequeño punto arriba que se llama jolem y que se pronuncia como una o.  Shetakamotz velo Tajalom, significa entonces: “que encuentres el bien (matza con kamatz) en tu futura esposa y no el mal (motzé con jolem)”.

Yo encontré, valga la redundancia, que esta es una hermosa expresión. Una expresión que muestra la complejidad, la hermosura y la sabiduría de la tradición judía. Una expresión que combina conocimientos de Tanaj, de Talmud y de gramática hebrea.

A horas de casarme puedo decir convencido “matzá”, encontré en la mujer que amo el bien, la alegría, las risas, la felicidad, la confianza y decenas de sueños y proyectos compartidos.

Shetakamotz velo Tajalom, quiera Dios que todos podamos encontrar en nuestra pareja la compañía que necesitamos para transformarnos en lo mejor que podemos ser.

Sin comentarios

Escribir un comentario