» Dilemas Éticos

La palabra dilema proviene del latín (dilemma) y éste deriva a su vez del griego (δίλημμα “dos premisas”). En un dilema uno tiene como mínimo dos premisas. Una definición posible de dilema es entonces: un argumento que está formado por dos proposiciones contrarias y disyuntivas: al conceder o negar cualquiera de estas dos proposiciones, queda demostrado aquello que se quería probar.

En esta sección presentamos diversos dilemas morales que se presentan en las sociedades en nuestros tiempos. Ante un dilema uno eventualmente debe tomar una decisión e inclinarse por una premisa o por otra, por una posición o por la otra. La palabra dilema también se encuentra presente en la tradición judía de una forma muy particular. En el Talmud encontramos en miles de oportunidades la palabra “Dilma”. Según muchos académicos la palabra Dilma proviene, como se pueden imaginar, del dilemma latino. Dilma se utiliza luego de plantear una hipótesis, para decir “Dilma” “o quizás”, pueda ser otra la hipótesis posible. Es decir al plantearse un problema se presenta una primera solución y luego un “Dilma” introduce una segunda o tercera posibilidad. Es decir, el Talmud es consciente que cualquier problema nunca tiene una única solución posible. Ante cada situación problemática se nos presenta un dilema.

Como decíamos anteriormente en esta sección planteamos una gran cantidad de dilemas que se nos presentan a diario en nuestras sociedades y que probablemente discutimos con nuestra familia y con nuestros amigos. Aquí presentamos los dilemas desde el punto de vista judío. Presentamos en cada uno de estos dilemas, como la Eutanasia, el aborto, la guerra, la pena de muerte etc., una gran cantidad de fuentes de nuestra tradición sobre los mismos. Fuentes que están a favor y fuentes que están en contra, fuentes que apoyan una postura y fuentes que apoyan otra. Ya que lo más importante, creemos, no es la respuesta final sino todas las preguntas e interrogantes que se nos abren cuando analizamos cada uno de estos dilemas más en profundidad.

El aborto presenta uno de los dilemas éticos más acuciantes de nuestros días. Todas las sociedades occidentales se vieron atravesadas en los últimos años por debates sociales y en sus respectivos parlamentos en relación al tema del aborto. Les planteamos a continuación evaluar las diversas fuentes de la tradición judía en relación al aborto, desde la Torá hasta responsas legales del siglo XX. Comenzamos este estudio planteando que en hebreo aborto se dice: Hapalá, que viene del verbo “Lehapil”, es decir: hacer caer. En español el aborto es cortar o detener un proceso, mientras que en hebreo cada aborto es una caída, la caída de una vida (o potencial de vida, como veremos) que pudo ser mas no llegó a su puerto de destino.

Todos somos conscientes de los peligros que causan ciertas adicciones. Lamentablemente todos conocemos a alguien que es adicto a las drogas, al juego, a la bebida o a un sinfín de otras actividades y consumos que ponen en peligro su vida y en ciertos casos la de muchos otros también. En muchos países ciertos productos a los que muchos son adictos son de venta libre, como el alcohol por ejemplo, otros productos como los medicamentos deben venderse bajo prescripción médica, mientras que otros, como las drogas (éxtasis o marihuana) están prohibidas. En está oportunidad los invitamos a estudiar diversas fuentes judías en relación a dos tipos de adicciones (quizás las más comunes entre los jóvenes): el alcohol y las drogas.

¿Se puede realizar una autopsia? ¿Un judío puede donar órganos? ¿Puedo donar órganos para un no-judío? ¿Es lo mismo donar en vida que después de muerto? ¿Cómo es la legislación en Israel? Muchas son las preguntas en relación a la donación de órganos. A continuación encontrarán las fuentes más importantes de la tradición judía en relación a la Mitzvá de donar órganos, sus implicancias y sus limitaciones.

El pueblo judío recibe el nombre del “pueblo del libro” de parte de los musulmanes. Los cristianos y los judíos son categorizados según el Corán como los pueblos del libro, al tener una religión revelada a través de un texto. Sin embargo con el correr de las generaciones el titulo “el pueblo del libro” comenzó a tomar otros significados. El pueblo judío es el pueblo del libro porque habita en el texto y en el estudio. El pueblo judío, desde el surgimiento de la tradición rabínica, hizo del estudio la Mitzvá más importante. El Talmud Torá, el estudio de la Torá, fue a lo largo de los últimos dos mil años y aún en nuestros días un valor fundamental para nuestro pueblo. La educación, el Jinuj, es uno de los grandes pilares del judaísmo. Desde la misma Torá se nos ordena a narrarle las historias del éxodo a nuestros hijos. No existe comunidad judía sin un Beit Hasefer, un jeder, un gan o una Yeshiva. Somos un pueblo que estudia y que cree en el valor superador del estudio. Jinuj comparte la raíz con la palabra Januca, que significa inaugurar. La tradición de Israel cree que educar es inaugurar en el otro un nuevo conocimiento y un universo nuevo de significados y de sentidos. A continuación los invitamos a estudiar y a reflexionar sobre algunos de los textos fundamentales de la tradición judía en relación a la educación, sus valores y sus métodos.

¿Cuál es el valor de la vida? ¿Quién debe decidir sobre la vida o la muerte de una persona? ¿Es lo mismo dejar morir que matar? ¿Es lo mismo cualquier forma de suicidio asistido? ¿Ayudar a suicidarse es lo mismo que matar? ¿Está el paciente en condiciones de decidir sobre su propia vida? ¿Se puede prolongar la vida (o la agonía)? ¿Se puede rezar para que alguien muera? ¿Somos dueños de nuestro cuerpo? ¿Podemos esperar un milagro? Los invitamos a intentar responder todas estás preguntas y muchas más que surgen al debatir sobre la Eutanasia a partir del estudio de las fuentes judías clásicas.

Las guerras han sido desde el comienzo de los tiempos una constante en la historia humana. No hay nación ni pueblo que no haya sido envuelto en un conflicto bélico. Hay pueblos, como los barbaros o los espartanos que son recordados por la cultura universal como grupos especialmente guerreros. Hay otras culturas, como los tibetanos, que son reconocidos especialmente por su inclinación hacia la paz y la resolución no violenta de los conflictos. ¿Y el pueblo judío? ¿Somos un pueblo que sostiene que la guerra a veces es necesaria? ¿Si siempre pedimos por la paz –Shalom- por qué salimos a veces a la guerra? ¿Creemos en el discurso de “poner la otra mejilla”? ¿Hay límites para la guerra? ¿Pueden existir “leyes de la guerra”? ¿Cualquier excusa es válida para salir a la guerra? ¿Hay guerras justas? ¿Existe el concepto de guerra religiosa en el canon judío? Estas y otras preguntas iremos respondiendo a lo largo de esta clase.

Cuando la justicia falla nace lo que muchos denominan “justicia por mano propia” pero… ¿es realmente justicia? ¿o es venganza? En está clase estudiaremos algunos ejemplos de la literatura bíblica de la llamada “justicia por mano propia”, así como también algunas nociones de las fuentes rabínicas tradicionales al respecto para intentar responder si la tradición judía apoya o rechaza este tipo de acciones.

En esta clase a través del humor y diversas fuentes de la tradición judía nos haremos la pregunta de qué es lo que opinan nuestros sabios sobre la sexualidad. Como iremos estudiando a lo largo del Shiur podremos apreciar como el sexo lejos de ser algo pecaminoso e incorrecto puede ser incluso un acto sagrado si es realizado dentro de los parámetros del amor y la pareja según el pensamiento judío.

El asesinato es una de las peores transgresiones según la Torá, sin embargo la Torá permite en algunos casos la aplicación de la pena de muerte, algo que luego el Talmud rechazará y prohibirá. A continuación encontrarán las fuentes más relevantes de la tradición judía a en relación a la pena de muerte -y su desarrollo histórico desde la Torá hasta nuestros días- y los diversos dilemas morales que está presente.

En esta breve clase trabajaremos sobre los Tatuajes y los piercings desde la visión de la Halajá y la filosofía judía. ¿Cuál es el motivo detrás de la prohibición de los Tatuajes en la Torá? ¿Me entierran en un cementerio judío si tengo un tatuaje? ¿Qué dice la tradición judía de los piercings? ¿Soy dueño de mi cuerpo? ¿Puedo hacerme un daño innecesario a mi cuerpo según el judaísmo? Estas son algunas preguntas que intentaremos responder.