Uncategorized

Parashat Shlaj-Lejá | La tragedia del pero

por junio 12, 2015 Sin comentarios

¿Alguna vez te pareció cuando estabas hablando con alguien que hubieras preferido callarte antes de decir “pero…”? ¿Alguna vez te dijiste que hubiera sido mejor que la otra persona terminé lo que estaba diciendo con un punto y que no continuara con un “pero…”?

¿Qué son los “peros”? Sin duda una de las peores (PERO-PEOR, para el distraído) invenciones del lenguaje humano. Según la RAE el pero es un: Enlace que une dos oraciones o sintagmas cuyos significados se contraponen, se restringen o se limitan”. En mi humilde opinión muchas veces los peros anticipan la tragedia. Son el preámbulo de que algo malo va a pasar.

Una de las peores tragedias de la historia del pueblo de Israel comenzó con un “pero”. En nuestra parashá se nos cuenta la historia de los meraglim, aquellos espías enviados por Moshé para espiar la tierra de Israel y ver cómo era la tierra prometida y como sería la mejor forma de conquistarla. Moshé envía 12 espías, uno por cada tribu. Al volver comienzan a dar testimonio de lo que vieron. Comienzan bien y dicen: “Nosotros llegamos a la tierra a la cual nos enviaste, la que ciertamente fluye leche y miel; y este es el fruto de ella. (Números 13:27)” Es decir, lo primero que hacen es alabar la tierra de Israel, sus frutos y su potencialidad. Hasta aquí iba todo bien. Podrían haber terminado ahí y quizás la historia hubiera sido diferente. Sin embargo eran muy humanos, demasiado humanos y su discurso debía continuar, no aprendieron a callar. Y entonces llega la temible palabra: “PERO (EFES) el pueblo que habita aquella tierra es fuerte, y las ciudades muy grandes y fortificadas; y también vimos allí a los hijos de los gigantes.”. La tierra es buena, dicen, pero será imposible conquistarla porque sus habitantes son fuertes y gigantes.

Ese simple pero causó que el pueblo de Israel vagara 40 años por el desierto. Ese simple pero causó que toda una generación muera en el desierto sin nunca llegar a la tierra prometida. El pero causó la ira y el castigo de Dios por la cobardía y la falta de fe y esperanza de los líderes del pueblo hebreo. Y todo por un “pero”, por no saber cuándo terminar de hablar. La palabra en hebreo utilizada en este versículo no es “aval” (como usualmente se dice pero en hebreo moderno) sino que se utiliza la palabra “efes” que la mayoría de los exegetas la traducen como “solo que”, “excepto que”, “salvo que”, o “pero”. Lo curioso es que la palabra “efes” en hebreo también significa cero. Los peros no valen nada, los peros son un cero a la izquierda. Y es más, como nos enseña la matemática cualquier numero multiplicado por cero da cero, y eso es lo que muchas veces pasa cuando utilizamos los peros en nuestras discusiones y en nuestras conversaciones, una vez que decimos “pero” ya toda la ecuación termina en 0, y todo lo que queríamos lograr se desmorona. El Midrash Tanjuma (Shlaj 17) nos enseña que la utilización del pero es “el camino de aquellos que hacen Lashón Hará, comienzan con lo bueno y terminan con lo malo”. Comenzamos bien y terminamos mal.

¿Cuántas veces debiéramos decir perdón y punto? ¿Decir “me equivoqué” y no agregar nada más? ¿Cuántas veces los “peros” después del perdón se convierten en justificativos que terminan por anular el sincero pedido de disculpas? ¿No sería mejor a veces decir que algo es simplemente bueno o que algo está bien y evitar seguir la oración diciendo “pero” y finalmente tirar abajo todo un proyecto, toda una ilusión? ¿No sería bueno en ocasiones aceptar las cosas como son y no querer convertir lo bueno en algo perfecto? El pero, muchas veces, no sirve para nada. Los peros muchas veces destruyen relaciones, sociedades, proyectos y sueños. 40 años nos llevó llegar a nuestra tierra prometida simplemente por un pero.

Quiera Dios que aprendamos a que muchas veces los peros nos alejan de cada una de nuestras tierras prometidas.

¡Shabat Shalom!

Escribir un comentario